martes, 17 de mayo de 2016

ES HERMOSO VERTE VIVIR

Es hermoso observarte viviendo.
Tan así, como a otra cosa
como sabiendo que la vida habita al borde de los acantilados del ahora.
Ver cómo tu cuerpo contonea el paisaje que se derrama sobre esta mediocridad municipal,
cómo tu cadera de mar se convierte en la grupa de plata abyecta 
que embiste inmisericorde el malecón...
y tú en el centro...
y tú en el centro de la vida...
con los mofletes colorados
untados por los intangibles y embarrados colores del atardecer
ignorando la pulpa azul frío que corre por mis venas
mientras mayo se esfuerza en florecer el aire
y la lluvia en engendrar mosquitos junto a la tierra yerma...
Y te giras y sonríes a la cámara
o a mí
y de entre tus dientes se decanta la luz
a través una boca oscura anegada de suspiros...
Y en mi pecho
incrustado un hombre,
y en mis formas
un cervatillo tiritando al roce
se envilece mientras te escribo.

1 comentario: