lunes, 21 de marzo de 2016

Vivir en tu compañía

Vivir no es acumular polvos, sino soplarlos, escamparlos, extenderlos a través de los minutos que paso sin ti.
Arrullan tus orejas y susurran que el amor ya no me fascina, pero que, en realidad, ya  nada lo hace salvo, tal vez, la efusividad de los vendedores de cosas inútiles en la teletienda a las cuatro de la mañana, pero tu compañía...
ay, tu compañía...
Hace renacer en mí la semilla de la virgen pía
Mientras permites que te bese entero y dejas que bese tu vida
con boca roja en carne viva, colutorio y jagger.
Te hidratas de la saliva nueva y eterna sin fin,
derramándote en la hipotermia de los días,
profanando la eternidad,
ambos ya libres de clavos,
unidos por las espinas.



Imagen Mike Dargas

3 comentarios: