sábado, 26 de marzo de 2016

Mentiras

Esta es mi última carta.
No es necesario que vuelvas, nunca te volverás a encontrar.
He sido musa de ascetas, macarras y poetas 
que me han poseído bajo crucifijos, descampados y poemas, 
todo, 
mientras yo roncaba amortajada de noche 
o expandía mi pupila por el techo de la habitación.
Limpiaré de mentiras la pulpa de los intestinos, 
me haré un collar 
y bailaré bajo la lluvia y sobre la tierra, 
convulsionando la pelvis para expulsar el semen imaginario
y el barro embetunará  los zapatos 
y cuarteará su piel de serpiente 
que reptará a su origen de selva entre líquenes, 
cucarachas y gusanos proteínicos 
mientras, 
el mundo girará y yo me convertiré en el eje de ese carrusel 
frente a una ciénaga repleta de ojos,
intentando detener la hemorragia de pus que desprende la ira 
y aquí,estacada, con el charco hasta la vagina, 
con el corazón latiendo arcilla
entiendo, 
ahora entiendo 
que Dios te moldeara con fango.

4 comentarios:

  1. Bonito blog Mila, pasearé por aquí.

    ResponderEliminar
  2. Es, posiblemente, uno de los poemas que más me ha gustado en la vida. Suerte que tuve de caer por aquí.

    ResponderEliminar