martes, 6 de septiembre de 2016

EL CIELO NUNCA ES IGUAL

de las tres, la de en medio
   "Las estrellas son las mismas pero el cielo nunca es igual" - Dijo.
   Y el peso de los cuerpos arrugaba la arena que nos sostenía, sembraba los sueños y me arropaba con sus raíces, que eran las mías, bajo el enorme brillo metálico de Venus,que  airosa destacaba entre las demás, en un cielo de color negro y azúcar. 
   A la diestra, la crepitosa letanía de la leña rindiéndose  al fuego, por puro amor, permitía abrir una cremallera de luz y calor que lamía brava su gesto, apartando el hocico frío y húmedo de la noche que entumece las traviesas de cualquier costilla.
   Treinta y siete grados tumbados junto a mi se dejaban llevar para cumplir el deseo de un primer nudo, bajo un techo de estrellas sopladas y purpurina, con los ojitos llenos de risa...
cuando el único requisito aquí para vivir es no estar muerto.






No hay comentarios:

Publicar un comentario